Your browser version is outdated. We recommend that you update your browser to the latest version.

Pacificando la Kundalini

Despertar, azuzar, y ascender la kundalini hasta que bañe todo el cerebro de su luz puede facilitar el atisbo de la Eternidad, el darshan de Dios, un chapuzón en el océano de la iluminación. También tiene un efecto estético derivado que hace muy atractivas a las personas con la kundalini despierta: incrementa el ojas y bindu, o fluidos burdos y sutiles del cuerpo, con un efecto en el aura, haciendo verse a la persona más radiante, con un fulgor divino en los ojos. Otros síntomas de una kundalini despierta que se presentan en algunas personas y en diferentes grados son un gran calor en el cuerpo cuando uno se sienta con la espina dorsal erecta y sin moverse por más de algunos minutos a la vez; el dormir muy poco o considerablemente menos que antes; una capacidad de concentración y enfoque en tareas y capacidad de trabajo superior al promedio, a veces fenomenal; poderes psíquicos como telepatía, precognición y clarividencia, etc; poderes de sanación.

Sin embargo, no es necesario trabajar con la kundalini para iluminarse. Ni tampoco todos los que han despertado la kundalini se han iluminado ni mucho menos, aunque se vean muy radiantes, sean muy psíquicos, y esto haga que muchos caigan a sus pies como discípulos. La kundalini despierta sólo aumenta, amplifica, exacerba lo que uno ya ha cultivado, los samskaras latentes, los hábitos adquiridos, las tendencias de carácter y personalidad. Entonces, una persona enojona con la kundalini despierta se transformará en un ogro iracundo. Y una persona amorosa se transformará en un santo. Es por esto que en algunas tradiciones de Asia sólo se enseña yoga kundalini a los que se han purificado mucho emocionalmente a través de largas y minuciosas prácticas. Cualquier práctica de tapas o disciplina espiritual despertará en algún grado la kundalini. No es necesario saber de chakras o hacer yoga kundalini para despertar la kundalini.

El problema es cuando la kundalini se despierta muy rápidamente o en forma muy intensa. Entonces surgen los desórdenes de la kundalini, los cuales son enfermedades de “vientos” o energéticas (en yoga tibetano “enfermedades de lung”) que son incurables a través de la medicina alópata y sólo pueden tratarse con terapias energéticas o terapias de balance holístico o integral, como la medicina tibetana o el Ayurveda, entre otras. Algunos síntomas de desorden de kundalini son: mareos; insomnio; zumbidos en los oídos; demasiados pensamientos, a veces incontrolables, incluso rayando en la psicosis; dolores de cabeza; mala digestión; irritabilidad.

Pero no sólo el despertar intenso o rápido de la kundalini causa problemas. Incluso si la kundalini se ha despertado en forma suave y gradual –esa kundalini despertada lentamente a través de años de tapas o disciplina y sadhana o práctica espiritual regular, también causará un daño gradual, acumulativo en el cuerpo y salud física del estudiante. Entre los daños más comunes de sostener la kundalini por muchos años están: envejecimiento precoz con caída del pelo, arrugas de la piel, dolores a las articulaciones, falla de la visión, etc.; daño al sistema nervioso, especialmente al cerebro, con empeoramiento notorio de la memoria a corto plazo; enfermedades al aparato digestivo, especialmente intestinos e hígado; y enfermedades como el cáncer.

Es por esto que una vez que se haya recibido el darshan divino o atisbo de la iluminación, se deben disminuir y a veces dejar completamente las prácticas que alimentan y avivan el fuego de la kundalini, a menos que uno quiera morir prematuramente, como le ha sucedido a muchos grandes yoguis y maestros.

(Este artículo apareció en Vivoenarmonia.cl. Para verlo ahí, hacer clic aquí )

 

 

 

To Be is the Blissful Reality of Mind. To Do is the Activity of Love. Everything we Do is Just a Game to Recognize the Activity of Love.

There  are no people, things, or circumstances which are good or bad, beautiful or ugly; it is only our emotionality toward them what is there. Wisdom is to remain free from judging, aware of one's emotions. Alchemy is to transmute emotions, maintaining a homeostasis of harmony and wellbeing. Meditation is to recognize the thought that generates the emotion, observing it with equanimity. Mahamudra is to wake up after dying, having a vision of what has always been, is, and will be.

 

Yoga is a Technology of Consciousness-Energy Developed to Experience Union. It Transcends Religion and Culture.